Trump’s Biggest Cuba Deal. Por Sue Ashdown

La pupila insomne

Hace tiempo, durante los años cuando el público tuvo acceso al Internet por primera vez, solía pasar mucho tiempo luchando contra las empresas de telecomunicaciones que suministraron y robaron a la vez, los clientes de los pequeños proveedores independientes estadounidenses. Comenzando en mi propio capitolio en Utah y luego pasé al de Washington DC, donde estuve tanto tiempo en la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que podría haber calificado para un pase de entrada rápida, si hubiera tal cosa. Esto fue cuando la neutralidad de la red significó algo más que lo que significa hoy: gigantescos oligopolios luchando entre sí para crear el último jardín amurallado. Los miles de pequeños empresarios que pusieron a los estadounidenses en línea por primera vez fueron la primera víctima del descuido e indiferencia de la política de Washington en esa época y todavía me resulta doloroso contemplar sus pérdidas.

Ver o post original 704 mais palavras

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s